Posts Tagged 'seguridad'

Responsabilidad internacional

Aplicar políticas de Responsabilidad Social Corporativa en la estrategia de negocio de una empresa constituye uno de los primeros retos a los que tiene que enfrentarse una institución si posee una vocación sincera. Asumir estos principios dentro de la organización implica ponerlos en práctica en cada una de las áreas de la empresa, incluido en el ámbito internacional.

Cada país se rige por su normativa legal y audita a las compañías en función de las normas y leyes propias. A la hora de pensar en empresas multinacionales resulta sencillo evocar a las grandes como Apple, Nike o Zara en el caso español. Gigantescas corporaciones que sustentan sus cadenas de producción principalmente en los países asiáticos. Oficialmente cumplen con las leyes en cada uno de los países en los que se extienden, pero ¿es socialmente justo aprovechar normativas más laxas para reducir salarios e incrementar jornadas en comparación con el país de procedencia?

Los centenares de fallecidos en el desastre de Bangladesh de 2013 consiguieron dirigir el foco hacia las empresas textiles y pusieron en tela de juicio las políticas de responsabilidad social fuera de las fronteras del país de origen. Una responsabilidad que se realiza con la condescendencia de las sociedades desarrolladas que obvian el comercio “justo” para poder renovar el armario cada temporada. Este catastrófico accidente sirve para reflexionar y valorar cómo se cumple la estrategia de RSC dentro de una compañía internacionalizada.

En septiembre de este año, las Naciones Unidas presentarán los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que serán las nuevas metas hasta 2030. Entre las modificaciones previstas, se espera ampliar los principios del Pacto Mundial a diecisiete y potenciar la equidad entre los distintos países. Dos de los nuevos preceptos, todavía en desarrollo, añadirán un impulso por “fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos” y por “reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos“.

De esta forma, los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible del Pacto Mundial ponen énfasis en respetar las condiciones de trabajo en todos los países por igual y abogar por que ese compromiso sea asumido por las entidades firmantes. Para Naciones Unidas las empresas, instituciones educativas, sector público y asociaciones están llamados a ser el motor del cambio.

Algunos países se están adelantando en esta materia y pretenden regular la responsabilidad de sus empresas fuera de su país. En mayo del pasado año, el Senado de Francia aprobó por una amplia mayoría el proyecto de ley de orientación y programación de política de desarrollo y solidaridad internacional, y el pasado 30 de marzo se aprobó un proyecto de ley sobre la diligencia de las empresas matrices y sus subcontratas en este ámbito.

El proyecto de ley realiza un interesante repaso sobre los intentos de organizaciones internacionales por fijar directrices de aplicación para las multinacionales, como la OCDE o Naciones Unidas, y enumera las regulaciones anteriormente llevadas a cabo en otros países como Reino Unido, Suiza, Italia, Canadá o los Estados Unidos.

Sin embargo, como se sugería al principio, la Responsabilidad Social Corporativa no debe limitarse al cumplimiento de los mínimos normativos que exigen las legislaciones de cada país, sino a un compromiso real y uniforme de las organizaciones en cada uno de los lugares donde se establecen.

En este sentido, la popular norma ISO 26000 puede servir de guía para orientar a las organizaciones sobre cómo implementar la Responsabilidad Social Empresarial y ver de qué manera las decisiones de las empresas influyen en el entorno. Una idea que ya incluía la norma norteamericana SA 8000 de 1997, que nació con la misión de mejorar las condiciones de trabajo a nivel mundial.

Investigación para evitar accidentes laborales en plataformas elevadoras

Si cuando pasamos por delante de la obra de construcción de un edificio miramos con detalle, nos daremos cuenta de que cada vez se ven menos andamios. Y es que paulatinamente se han sustituido por Plataformas Móviles Elevadoras de Personas, o coloquialmente, PEMP.

La comodidad, versatilidad y reducción de costes ha hecho que se impongan las PEMP, aunque esto no quiere decir que sean más seguras. El consorcio formado por las empresas Sando, Dtek y la Universidad de Málaga ha culminado un proyecto de investigación, denominado SAFE-PEMP, con un prototipo que procura minimizar y reducir los riesgos laborales graves en trabajos con PEMPs.

El sistema ideado, que está en proceso de patente, se compone de sensores móviles, radiofrecuencia y ultrasonidos, y puede adaptarse a cualquier tipo de máquina elevadora de personas. Su funcionamiento principal se realiza mediante dos sistemas: sujeción y anticolisión.

Prueba del prototipo SAFE-PEMP

El primero de ellos, se activa cuando el operario entra en la canasta de la plataforma y el sistema detecta si ha anclado el obligatorio arnés de seguridad. Transcurridos unos segundos sin haber realizado el anclaje del arnés, el sistema actúa mediante la señalización de una alarma acústica y luminosa, y avisa al propio operador de la plataforma. Si esta situación persiste unos segundos más, de forma totalmente automática, el dispositivo envía un correo electrónico a los teléfonos móviles de los controladores de actividad a pie del centro de trabajo.

Por otro lado, el sistema anticolisión funciona como los sensores de aparcamiento de los vehículos, y detecta la presencia de obstáculos que puedan quedar fuera del campo de visión cuando la cesta se desplaza. De esta forma, cuando se acerca demasiado, el prototipo acciona la señalización al propio operador de la plataforma mediante una alarma acústica y luminosa simultánea.

Invertir en investigación es fundamental hoy día y más si está relacionado con la salud laboral. Esperemos que este prototipo se estandarice y venga “de serie” en todas las plataformas elevadoras.

¿Para qué sirven los Días Internacionales?

En más de una ocasión nos hemos cuestionado acerca de la eficacia de los Días Internacionales y su funcionamiento. ¿Sabemos quién y por qué se crean? Las Naciones Unidas es el organismo responsable de regularlos a petición de los estados miembros, aunque curiosamente no existe un criterio unificado para su proclamación.

“Las celebraciones de la ONU tienen como objetivo contribuir, en todo el mundo, al cumplimiento de los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y sensibilizar al público acerca de temas políticos, sociales, culturales, humanitarios, o relacionados con los derechos del hombre. (…) Estas celebraciones de la ONU han sido en su mayoría decididas por la Asamblea General. Otras han sido creadas por instituciones especializadas del sistema para atraer la atención del público sobre temas específicos.”

Día Mundial de la Seguridad y Salud 2014

Los Días Internacionales actúan como “pretexto” para desarrollar acciones específicas y llamar la atención sobre los programas y actividades de las Naciones Unidas. Así lo explica en su web la Organización de Naciones Unidas.

Junto con los Días, la ONU también establece Semanas, Años y hasta Decenios, especialmente en aquellos asuntos en los que la necesidad de concienciación es mayor y se precisa de un programa prolongado de cooperación internacional en el tiempo.

Podría parecer que sólo un día al año hay que sensibilizarse con ciertos temas, nos gusta pensar que el mundo (por un día) está celebrando, pensando y volcándose en lo mismo. Hoy por ejemplo es el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo y aunque se conmemore en esta fecha es un compromiso que se debe asumir diariamente.

Esta semana: Trabajando juntos por la prevención de riesgos

En abril os contamos en el blog el lanzamiento de la nueva campaña de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) junto a Comisión Europea (CE): Trabajos saludables, bajo el lema “Trabajando juntos para la prevención de riesgos”.

Pues estos días la OSHA celebra la Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, durante la que se han programado numerosas actividades para la difusión de la Campaña en los 27 Estados miembros de la UE.

En España, El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo es el que promueve la realización de diferentes eventos en colaboración con organizaciones e instituciones implicados en materia de PRL. En este enlace podéis ver sus actividades: http://www.insht.es/portal/site/Insht/;VAPCOOKIE=GwC9QJJJSF8Fy7xh2M61PXTvwY1j73FPl11pRg18MnclBwhLtxmx!28614401!-246737065

La intención es conseguir una mayor implicación de empresarios y trabajadores para asentar las bases que la OSHA propone para una gestión sostenible en la prevención del riesgo en Europa.

Aquí os dejamos una guía práctica con una serie de orientaciones para que los trabajadores saquen el mejor partido para contribuir a la mejora de la seguridad y la salud en el trabajo. Podéis encontrar las funciones, responsabilidades y obligaciones legales de cada parte implicada, así como consejos prácticos. http://osha.europa.eu/es/publications/reports/workers-participation-in-OSH_guide

Más información: http://www.healthy-workplaces.eu/es/get-involved/european-week#mainContent

30.000 vidas que salvar en la carretera

La Carta Europea de la Seguridad Vial ha lanzado una nueva campaña: “30.000 vidas que salvar”, con un mensaje clave, ‘No más victimas en las carreteras’.

El lema de la campaña tiene un por qué, 30.000 fueron las personas que perdieron la vida en las carretera europeas en 2011, por este motivo hay que continuar concienciando.

El cometido es conseguir la mayor implicación ciudadana en seguridad vial. La Carta quiere probar que hay más de 30.000 personas que desean ‘no más victimas en las carreteras’. Se ha creado una página www.causes.com en la que puedes pinchar para unirte a la causa y conocer el ranking de seguidores. Nosotros ya nos hemos unido para que no haya más muertes en las carreteras. ¡Animaos!

Os dejamos también los enlaces de Facebook y Twitter para que los sigáis:

www.facebook.com/EuropeanRoadSafetyCharter

@ERSCharter

Ya son más de 2.300 organizaciones y empresas las que se han unido a la Carta Europea de la Seguridad Vial, pero también hace falta la implicación ciudadana.

La Prevención también es Seguridad Vial

Mañana se celebra en todo el mundo el Día de la Seguridad y Salud en el Trabajo . El lema de este año es, ‘Promover la seguridad y la salud en una economía verde’. Gracias a que cada vez somos más los que estamos concienciados e implicados en la aplicación de una economía verde y sostenible en todo lo que nos rodea, este tema avanza abarcando nuevos campos como el de la seguridad y salud.

La importancia de que las empresas tengan un departamento de prevención que vele por esta seguridad es un imprescindible hoy día. Sando esta involucrada de forma activa en proyectos de prevención para asegurar el bien de la comunidad y sus trabajadores, intentando estar a la última  en todo lo que acontece.

La nueva iniciativa a la que ha solicitado unirse es la Carta Europea de Seguridad Vial (European Road Safety Charter) , es una plataforma europea activa y participativa integrada por empresas, asociaciones, instituciones de investigación y autoridades públicas, en la que se comprometen a llevar a cabo acciones concretas y compartir sus buenas prácticas con el fin de resolver los problemas de seguridad vial.

Son más de 2.000 firmantes los que se han unido a esta Carta, con el objetivo de ayudar a reducir las muertes en carretera, además de evaluar la eficacia de las medidas preventivas, formar e informar y adaptar las instalaciones.

La prevención en las carreteras es seguridad para todos.

No pagues consecuencias innecesarias

En el ámbito de la prevención se forma e informa, aconseja, cuida, preocupa, gestiona, busca mejoras…

Los trabajos de construcción implican mucho riesgo físico y han de estar preservados al milímetro. La obligación del empresario es tener debidamente formados e informados a sus trabajadores, cuidados y protegidos, pero si los propios aludidos no ponen en práctica las medidas de prevención, al final, son ellos mismos los que pagan las consecuencias más duras y directas.

Muchos piensan que si sucede algún accidente laboral, el que asume las cargas es el empresario, pero no son conscientes de que  el que paga las consecuencias es el propio trabajador, el que se queda con secuelas, al que le cambia la vida y la de su familia. Por eso, igual que hemos aprendido a ponernos el cinturón de seguridad en el coche y el casco en la moto, y cada vez hay más cultura preventiva en cuestiones de conducción, es imprescindible aprender a ponerse el casco, el arnés, las cuerdas, chalecos reflectantes, etc. en los trabajos de obra.

En Fundación Sando apostamos por crear cultura preventiva entre los trabajadores del sector. Por eso, con la tercera edición del Encuentro Nacional de Seguridad y Salud en la Construcción, celebrado la semana pasada en Málaga, colocamos nuestra piedra para seguir contribuyendo en la mejora, innovación e información, porque “es mejor prevenir que curar”.

 


Síguenos en Twitter

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

Autor

Nos interesa